La sexualidad es una parte muy importante de nuestra vida. Nace y muere con nosotros, y por ello en cada etapa de la vida la expresamos, la disfrutamos y la sentimos de una forma diferente. En ocasiones, puede darse el caso de existir problemas en torno a esta área. A continuación os exponemos los trastornos más habituales que vemos en consulta:

 

  • Vaginismo

Es una disfunción sexual femenina, definida como la dificultad para realizar la penetración, debido a la contracción de los músculos del tercio inferior de la vagina.

Algunas mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, y alcanzar el orgasmo aunque no es lo más frecuente.

  • Dispareunia

Es una disfunción sexual asociada tanto a hombres como a mujeres, aunque es mucho más recurrente en estas últimas.

La dispareunia es un dolor genital recurrente o persistente asociado a la relación sexual. Para ser diagnosticado y no confundirse con un hecho aislado, debe haberse producido en varias ocasiones.

  • Disfunción Eréctil

La disfunción eréctil se define  como la incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual, provocando un malestar acusado o dificultades de relación interpersonal. No se debe a la presencia de otro trastorno ni es debido a los efectos de sustancias o enfermedad médica.

  • Bajo deseo sexual

El deseo sexual hipoactivo o bajo deseo sexual, se refiere al bajo nivel de interés sexual, en el cual una persona, hombre o mujer, no comienza ni responde al deseo de actividad sexual en la pareja.

Puede deberse a múltiples factores, y a nivel de pareja suele ser tanto causa como consecuencia de los problemas en la misma.

  • Eyaculación Precoz

La eyaculación precoz es una disfunción sexual que afecta fundamentalmente al hombre, y que se define como una eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración, y antes de que la persona lo desee.

La eyaculacion precoz no depende del tiempo que se tarde en eyacular, sino de la incapacidad por parte del hombre de controlar su eyaculación de forma razonable.

  • Anorgasmia

El trastorno orgásmico femenino se define como una ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación sexual normal. Es decir, la incapacidad de la mujer para experimentar un orgasmo. Este trastorno también puede presentarlo el hombre, aunque afecta mayoritariamente a la mujer.

  • Parafilias

Una parafilia (del griego pará: ‘al margen de’, y filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. A menudo se trata de conductas sexuales extrañas, e incluso en ocasiones se habla de perversión cuando se trata de conductas depravadas o corruptas.

Algunos tipos de parafilias: exhibicionismo, frotteurismo, fetichismo, masoquismo sexual, sadismo sexual, paidofilia, fetichismo travestista, …