Saliendo de mi zona de confort

¿A qué llamamos zona de confort?

            Llamamos zona de confort a esa zona que solo abarca lo conocido, ese ambiente donde estamos a gusto. Nos sentimos tranquilos y seguros porque todo está bajo nuestro control, evitando enfrentarnos al miedo y la ansiedad. En este espacio conseguimos un rendimiento constante sin asumir riesgos, es nuestro “piloto automático”. Algunos ejemplos de esta zona serían: tu hogar, ese trabajo rutinario que llevas haciendo 10 años, esa relación que mantienes porque te aporta estabilidad aunque no te satisface, etc.

            En ocasiones necesitamos estar en nuestra zona de confort, pues nos sirve para controlar situaciones de estrés o desorientación. Este estado de calma nos permite poner en orden nuestras ideas y plantearnos nuevos objetivos.

Pero, ¿qué ocurre cuando tenemos una vida basada únicamente en nuestra zona de confort?

¿Qué pasa si siempre vivimos inmersos en nuestra zona de confort?

Aunque la ausencia de emociones negativas favorece el bienestar, este no es producto de la satisfacción o el orgullo personal. La pasividad y la rutina provocan apatía y vacío existencial, lo que impide el crecimiento personal:

  • Nada te motiva lo suficiente.
  • Prefieres dejar pasar las buenas oportunidades por miedo a perder.
  • Desde hace meses o años sigues la misma rutina.
  • Te sientes aislado socialmente.
  • Experimentas un gran vacío, como si necesitaras algo más, aunque no sabes exactamente qué es.
  • Tu vocabulario se ha llenado de frases como “me gustaría”, “quizás” o “a ver si”.
  • Procrastinas continuamente.
  • Dices “no” continuamente a todos los planes e ideas nuevas que te proponen.
  • Cada vez te resulta más difícil lidiar con los cambios.

Cómo salir de tu zona de confort

Aunque puede parecer contradictorio, a veces preferimos quedarnos en lo conocido que explorar lo incierto, aunque ello nos cause sufrimiento (dice el refrán que “más vale malo conocido que bueno por conocer”).

Esto es así porque al salir de ese espacio seguro encontramos que no somos tan buenos en otras áreas, por ejemplo al cambiar de trabajo, lo que nos causa ansiedad y estrés. Del mismo modo, la incertidumbre y falta de control nos asustan, no pudiendo prever qué sucederá. Así, por miedo a fracasar o defraudar a los demás o a nosotros mismos, optamos por quedarnos donde tenemos cierta aceptación y éxito garantizados.

Por la propia definición de “zona de confort” podemos intuir que no será fácil salir de ella, pero con estos pasos y un poco de esfuerzo, lo conseguirás:

  • Afronta el miedo. Al ir consiguiendo pequeños objetivos vamos creyendo en nuestra eficacia para alcanzar metas. Cuando hay ansiedad la mente pone excusas para volver a su estado de comodidad, por lo que una buena técnica es mentalizarse para actuar en sentido contrario a lo que nos pida el cuerpo.
  • Acepta la incertidumbre y atrévete a equivocarte. La vida cambia y el cambio es incertidumbre; podemos aprender a adaptarnos a situaciones nuevas aceptándolas como un reto.
  • Desafíate. Alcanzar nuevas metas supone el riesgo de hacer cosas que no se nos dan tan bien o que nos provocan miedo o inseguridad, pero un poco de ansiedad es positiva para mejorar nuestro rendimiento y aumentar nuestra flexibilidad mental. Cambia los nervios o la inseguridad por “emoción”.
  • Involúcrate en tareas que te fuercen a pensar de manera diferente,  para experimentar contextos desafiantes a los que adaptarte. Muévete por entornos distintos y viaja todo lo que puedas.
  • Trabaja la procrastinación. Puedes consultar este artículo para tener más información sobre ella.
  • Conoce gente nueva. Oblígate a hacerlo, aunque no te apetezca. No hace falta que la interacción sea perfecta, deja simplemente que fluya el diálogo.
  • Haz que tus amigos y familia cooperen. Su apoyo te servirá como refuerzo para salir de tu zona de confort.

¿Qué beneficios obtendrás al salir de tu zona de confort?

  • Ampliarás tu zona de confort.
  • Incrementarás tu desarrollo personal, sintiéndote orgulloso de lo aprendido.
  • Estimularás tu creatividad.
  • Te sentirás vivo, conociendo a gente nueva y viviendo nuevas experiencias.
  • Ganarás autoconfianza. Asumir nuevos retos y buscar activamente la novedad nos permitirá sentirnos más cómodos ante lo incierto y desconocido, de manera que podremos resolver mejor los problemas cuando estos se presenten.
  • Tener nuevos retos puede hacerte envejecer mejor, conservando una buena agudeza mental.
  • Aumentarás tu productividad. Como hemos dicho, sin un poco de ansiedad tendemos a hacer lo mínimo necesario para conseguir resultados mediocres, bajando nuestro rendimiento.

Os dejo el link de un vídeo explicativo que me encanta, creado por “inknowation”. Os aseguro que no os dejará indiferente: Vídeo

También podemos encontrar iniciativas en forma de juegos que fomentan experimentar pequeños desafíos diarios, como las tarjetas de Ciao Comfort Zone. Podéis echarle un vistazo en este link.

Si probando todas estas técnicas no consigues la motivación necesaria no te desanimes, salir de tu zona segura en solitario puede ser complicado si llevas mucho tiempo en ella. Pide ayuda a un amigo, familiar o profesional. En nuestro centro podemos ayudarte a afrontar tus miedos y guiarte en el camino. ¡Ánimo!

 “No tendremos mejores condiciones en el futuro si nos damos por satisfechos con todo aquello que tenemos en la actualidad”.  Thomas Alva Edison

Sonia Otálora Ballester

Psicóloga en Raquel Navarro López – Centro de Psicología

¿Tienes dudas? ¡Escríbenos a raquelnavarro@psicologos,com y te las resolvemos!
Procrastinación

PROCRASTINACIÓN (o dejar para después)

Procrastinación
Foto by Freepik

¿Quién no ha tenido alguna vez tareas pendientes y las ha dejado para otro momento o incluso para el día siguiente a pesar de tener tiempo? De esto trata este término de pronunciación casi imposible.

La procrastinación afecta a la productividad en todas las áreas de tu vida, bien sea en el trabajo, estudios, tareas del hogar, deporte, etc. En muchas ocasiones, cuando decimos “luego te llamo” o “lo dejo para mañana” en realidad “luego” y “mañana” acaban convirtiéndose en “nunca”.

En este artículo daremos algunos consejos para hacer frente a este problema, pero antes, veamos brevemente cuáles son las causas y consecuencias de procrastinar.

CAUSAS

¿Somos vagos? ¿Perezosos? No, somos humanos.

  • Por un lado, nuestro cerebro es perezoso, siempre intenta conservar energía, así que usará toda clase de trucos para desmotivarnos y seguir descansando.
  • Otras veces la inactividad es causada por ansiedad, miedo al fracaso o perfeccionismo. Queremos hacer esa actividad tan bien que nos agobiamos al pensar que no daremos la talla y acabamos no haciendo nada.
  • Finalmente, otras personas son tan optimistas que sobrevaloran su capacidad futura de realizar ese trabajo, pensando que “el lunes” se pondrán como máquinas a realizar la tarea desde primera hora, sin contar con los imprevistos y/o distracciones.

CONSECUENCIAS

No realizar esa actividad importante que se está aplazando indefinidamente traerá consecuencias negativas para la persona y hará que finalmente se haga a última hora, deprisa y muchas veces mal. Pero la procrastinación no solo afecta a la productividad, varios estudios parecen indicar que está relacionada con peor salud psicológica.

               Casi siempre nos distraemos con otras tareas más divertidas o simplemente menos tediosas (Internet, móvil, televisión, etc.) con el objetivo de evitar realizar lo que tememos, lo que nos hace sentir culpables. Acabamos pensando muy mal de nosotros mismos: “soy un desastre”, “he perdido el tiempo” o “me siento inútil”. Estos pensamientos afectarán a tu autoestima y pueden llevar incluso a la depresión.

               Por otro lado, con tanto posponer, acumulamos demasiadas obligaciones para hacer en un breve período de tiempo, lo que genera un gran estrés y ansiedad. Esto a su vez hace que el rendimiento sea bajo, pues hay tareas que requieren tiempo para realizarlas de forma correcta, lo que conlleva más malestar.

“La procrastinación es como usar una tarjeta de crédito, mucha diversión hasta que llega el recibo de pago”   Christopher Parker

TÉCNICAS

Algunas técnicas que pueden ayudar a controlar e incluso evitar la procrastinación se basan en imponerse tiempos de trabajo diarios y estrictos, evitar distracciones o dividir el trabajo u objetivo a completar en tareas concretas y sencillas que seamos capaces de manejar y nos parezcan menos aburridas o difíciles. Concretemos algunas de ellas:

  1. La técnica de los 10 minutos.

Basada en los estudios del psicólogo Bluma Zeigarnik, se basa en lo que su nombre indica: ponerse solo 10 minutos (cronometrados) con la actividad que debemos hacer.

¿Por qué funciona? Nuestro cerebro a menudo funciona por inercia, lo que quiere decir que si está parado quiere seguir parado, pero si vencemos ese primer choque con la tarea es probable que quiera seguir moviéndose. Si conseguimos finalmente estar más de 10 minutos, ¡genial! Pero no nos marquemos una hora de actividad desde el principio, o no venceremos la ansiedad inicial.

  • Dividir en partes más pequeñas y concretas las tareas grandes y abstractas. Por ejemplo:
    • Si tienes que escribir un libro o artículo, hazlo por páginas.
    • Si debes limpiar en casa, planifícate por habitaciones o tareas más concretas.
  • Controlar el horario.

Todos tenemos unas horas en las que somos más productivos, generalmente unas 2h después de despertarnos. ¿No os pasa que a veces en unos minutos conseguimos hacer sin esfuerzo cosas que en otro momento nos habría costado una gran lucha interna contra la procrastinación?

Si puedes, aprovecha tus “horas buenas” para hacer todo lo que más te cuesta, porque en las “horas malas” te será igualmente llevadero realizar actividades más entretenidas.

  • La meta volante.

Se trata de plantearse un objetivo más divertido o sencillo que la tarea que debemos realizar y empezar por él, para luego pasar a lo que de verdad importa, una vez que hemos alcanzado algo de vitalidad.

Un ejemplo:

Estás tumbado en el sofá, pensando en todas las cosas que tienes que hacer y como no sabes por dónde empezar acabas no haciendo nada. Si en ese momento piensas que tienes que levantarte e ir a hacer una tarea que no te gusta (hacer la compra, una hora de bici, etc.), te quedarás tumbado probablemente. Pero si te pones un objetivo más llevadero o motivante, como pasar 5 minutos antes de hacer la compra por una tienda o local que te gusta, tal vez cojas el ritmo y acabes haciendo lo que tanto dejabas para después.

UN CONSEJO

No, no necesitas ese descanso para tomar un café o leer los WhatsApp. Cuando estamos concentrados en una actividad importante tendemos a pensar que un pequeño descanso nos hará volver con más energía y concentración, pero eso rara vez ocurre. La distracción nos absorberá y lo que iban a ser 5 minutos se convertirá en media hora. Después de esa distracción volver a lo que estábamos haciendo se nos hará infinitamente más difícil, teniendo que vencer de nuevo a la procrastinación.

Y tú, ¿qué estrategias usas para luchar contra la procrastinación? ¡Coméntanos!

Sonia Otálora Ballester
Psicóloga

Foto sacada de: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/que-es-la-procrastinacion/